Trÿa, la leyenda de Zanaán – Opinión post-lectura

Si mal no recuerdo, compré este libro a los pocos minutos de estar disponible y desde entonces ha estado pacientemente en mi pila de lectura hasta hace cosa de dos o tres semanas. Tras finalizarlo, puedo decir con seguridad que ha sido una gran adición a mi biblioteca personal.

‘Trÿa, la leyenda de Zanaán’ de Gabriel A. Rancel y Sara Bernardo es una historia de fantasía que transcurre en un mundo rico en detalles, desde sus orígenes hasta sus actuales pobladores, que puede presumir de tener su propio “sabor”, no abusando de razas y tópicos habituales en el género fantástico.

La novela está protagonizada por Najhoe, la heredera del caído reino de Drÿhront. Esta joven, mitad humana y mitad elfa, deberá emprender un viaje, lejos de la hasta ahora segura Sira Ïn, con el fin de acabar con el semidiós responsable de la destrucción de su reino y de sembrar el caos por todo el continente de Gränarh. Aunque lo cierto es que lo dicho en este párrafo no es correcto del todo.

Najhoe es la protagonista, sí, pero casi tan protagonista como ella son el resto de personajes que la acompañan y brindan su apoyo. Sus historias e intereses personales no son segundos platos, sino parte de un gran todo. Tampoco estaba siendo preciso cuando decía que el objetivo de la princesa era acabar con el malvado semidiós, ya que según avanza la trama cada vez resulta más claro que la clave del éxito reside en tender puentes entre las distintas culturas, razas y naciones que conforman el mundo de Trÿa. El odio y los conflictos que ha sembrado a lo largo de los años el antagonista deben ser ahora reparados por el diverso grupo liderado por la heredera de Drÿhront.

Habiendo comentado un poco de qué trata la novela, voy a entrar en varios detalles sobre ella y dar mi opinión. Aviso: esto a partir de ahora es terreno pantanoso de cara a spoilers.

El comienzo

El libro comienza de una forma inesperada para mí, dado a lo que me tienen acostumbradas otras novelas. Se nos narra el amanecer de Trÿa, comenzando desde su creación por las dos grandes deidades originales y pasando a través de varias eras, dando una clara explicación a las cadena de conflictos que fueron teniendo lugar hasta llegar a un evento clave: la caída de Drÿhront, el reino del Norte de los elfos, a manos del descendiente de un dios corrupto. Este evento también forma parte del pasado, descubriendo en él como la protagonista llega a la aldea que sería su hogar y refugio hasta la línea temporal actual.

Estos capítulos iniciales me pillaron por sorpresa, ya que generalmente se recurre a mostrarnos una escena, relativamente confusa, sin contexto de un fragmento de un hecho pasado. Aquí no es así, nos sientan los cimientos sobre los que se construirá la historia principal.

Sus dioses

Los dioses de Trÿa no son seres que simplemente gobiernan el universo y dominan cierto campo de la realidad. Los compararía con los dioses célticos o los escandinavos; tienen ambiciones, personalidades (la arrogancia parece ser algo común) y, sobre todo, no son perfectos. Luchan entre ellos e incluso se destierran a una “cárcel” que acordaron crear (mediante el sacrificio de una de ellos). Son fuente de conflictos a gran y pequeña escala, como podremos ver en la historia a través de unas inocentes amantes que, por mala fortuna, fueron condenados para toda la eternidad a cumplir cierto castigo.

Sus habitantes

Uno factor siempre presente durante la trama, y con gran repercusión en ella, es la relación entre las distintas razas y sociedades de Trÿa. Elfos y humanos predominan en las áreas “civilizadas”, mientras que los distintos clanes y especies de cáorast, cambiantes que alternan el aspecto humano con el animal, pueblan en unas regiones más delimitadas, acosados por los cazadores de esclavos.

Estas relaciones serán puestas a prueba por el grupo de protagonistas allá donde vayan e incluso dentro de su propio grupo, siendo necesario aprender a convivir y cooperar en ellos pero, sobretodo, a confiar mutuamente.

Sus protagonistas

Un soldado élfico, un circunspecto cáorast-halcón, un superviviente urbano, una niña cabezota (y futura niña-bala), un montaraz misterioso, un noble cáorast-tigre… Claramente a Najhoe le gusta rodearse de gente variopinta.

Ninguno de los listados son secundarios, todos tienen su razón de ser y su forma de relacionarse con los distintos miembros de la banda y eso genera algunas dinámicas bastante interesantes.

Al margen de los acompañantes de la princesa, las distintas personas con las que tratan gozan de un trato similar al que se da al grupo principal. No hay un personaje importante que haya quedado plano.

Sus leyendas

Creo que no pasan más de dos o tres capítulos sin que alguien relate una o dos leyendas que explique un acontecimiento extraño, el surgimiento de una población, el aspecto de un bosque… Trÿa goza de buenas historias.

Su maquetación

Me gusta mucho el formato de la edición física. De tapa blanda pero algo más rígida de lo habitual, con dos mapas, una detallada ilustración sobre los distintos tipos de magia y bonitas letras capitales al principio de cada capítulo; el libro me parece un acierto que merece ser comentado.

Sus puntos flojos

Obviamente, todo libro tiene sus debilidades y sus fallos; Trÿa tampoco se libra.

A lo largo de la novela se puede encontrar algún fallo, en su mayoría errores menores, pero tampoco abundan. Ya casi que lo comento por costumbre.

Por otra parte, hubo una escena en los comienzos de la historia que me dejó muy confuso durante un rato. Najhoe estaba manteniendo una conversación con su amigo Kálagan, pero solo él gozaba de líneas de diálogo. La joven también hablaba, pero solo se nos describía lo que decía, no leíamos su “voz”. Esto me cortocircuitó un poco y me recordó a los videojuegos con protagonista silencioso, como Link en Zelda, los cuales supuestamente intervienen en la conversación pero nosotros no sabemos cómo se expresan. Por suerte esto solo ocurrió un par de veces más, pero fue extraño, al menos para mí.

Otro punto a destacar sería la narración en una o dos escenas  al comienzo de la novela, que me resultó lenta. Tuve la sensación de estar viendo una batalla a cámara lenta, sin sentido de urgencia o impacto. Como ocurrió con el punto anterior, esto es algo que luego no ocurre, lo cual me produce la sensación de que los autores fueron evolucionando según escribían la novela. Como es obvio, eso me alegra, aunque también es posible que me lo esté imaginando y simplemente ese día no estaba de humor.

El cambio de actitud del resto de grupo de cara a uno de sus miembros durante los eventos de Ródar no funcionó conmigo; al menos en el caso de algunos de los protagonistas. Me pareció demasiado brusco.

Vale, esto que voy a decir a continuación no es un punto flojo o un fallo, pero es algo que, personalmente, odio. El final es un cliff-hanger duro, no uno del tipo “y llegaron a la ciudad, ahora el viaje debe continuar”. Uff. Termino el libro y acaba así, me deja una sensación de… ¿futilidad? No es un nuevo abanico de posibilidad, no es un nuevo horizonte a explorar, no es un nuevo enemigo al que hacer frente. Es haber leído todas sus aventuras para, repentinamente, no saber si sobrevivirán a un nuevo conflicto que les amenaza de forma inmediata. También considero esto contraproducente, ya que doy por hecho que sobrevivirán a esta nueva encrucijada, restando tensión al momento. No sé explicar mejor este punto. No es algo tremendamente grave y posiblemente sea algo que depende del gusto de cada cual, pero a mí me descoloca. Eso sí, como escena en la que se planta cara al peligro, mola.

Conclusión

Creo que los autores deberían sentirse orgullosos de este libro, sobretodo tras todo el currazo que les ha debido suponer su elaboración. Cuentan una historia que engancha y emociona, con un gran mensaje tras sus palabras. Por alguna razón, me recuerda a las Crónicas de Belgarath y eso es un halago. No es perfecto obviamente, pero es cojonudo. Creo que con todo lo que he escrito aquí, queda clara mi opinión final.

Se puede conseguir ‘Trÿa, la leyenda del dios Zanaán’ en Amazon y en algunas librerías de Asturias, si tenéis la suerte de vivir allí.

Yo ya he dejado un hueco en mi biblioteca para la segunda parte.

 

P.D.: Quiero saber más sobre el montaraz y su pasado. Parece un personaje capaz de tener su propio libro.

 

3 comentarios en “Trÿa, la leyenda de Zanaán – Opinión post-lectura

  1. Pingback: Trÿa, la leyenda del dios Zanaán, por Sara Bernardo y Gabriel A. Rancel

Responder a Grimmebulin Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .