Caída

La siguiente entrada forma parte de  ‘Historias de los que aman la Humanidad’, un conjunto de relatos cortos pensados para ser leídos con cierto tema musical del fondo. La canción seleccionada para ‘Caída’ es ‘North Cormorant Obscurity’ de Rykard.


Nariz sonrosada, coronada por dos ojos esmeralda con un brillo travieso que oculta la mente despierta que se oculta tras ellos. Tu pelo castaño, siempre revuelto. Una boca y frente demasiados expresivos para tu propio bien, reflejos perfectos de aquello que ocurre en tu cabecita. Esa era la imagen, tú imagen, que veía mientras mi cuerpo se alejaba flotando en la oscuridad espacial.

Con la Ark 19 cada vez más distante de mí, solo me quedaba la esperanza de adquirir una trayectoria rumbo al que había sido nuestro hogar por tanto tiempo y poder verte una vez más. Pero nada de eso iba a ocurrir. Jamás iba a llegar a la Tierra flotando sin impulso, jamás sobreviviría a la entrada en la atmósfera y, sobre todo, aunque superara esos imposibles escollos, jamás me dejarían verte. Esa es la razón por la que huimos, Tammy. Por mucho que nos pese.

Rebusco en mis recuerdos los momentos en los que se te dibuja esa maravillosa sonrisa que ilustra la perfecta felicidad, aunque son los de todas esas noches en las que pedías que te leyera mil historias distintas mientras yacías en la cama los que más aprecio tengo.

Las cosas siempre tienden a cambiar, Tammy, pero pretendo mantener nuestra promesa. ¿Contará como cumplida si confundes mi cuerpo con una estrella al mirar el cielo nocturno? No lo sé, pequeña.

Recuerdos menos gratos aparecen al revisar los tiempos recientes. La paranoia que fue creciendo en la sociedad fue solo el comienzo de algo mucho peor. Las miradas, los gestos y las burlas no me afectaban en absoluto, sin embargo, el cambio de actitud de tus padres instaló la duda y la tristeza en cada uno de mis procesos mentales. La amistad y confianza que había cultivado con ellos durante años se evaporó, dando paso a una heladora apatía que transpiraba desconfianza y… temor.

Agresiones y humillaciones fueron el siguiente paso lógico hacia nosotros. Tus padres no formaron parte de ellos, tampoco transmitieron disconformidad hacia estos actos. Es dolió, Tammy, pero tú nunca fuiste así. Seguiste queriéndome como siempre e incluso más; recordándoles que mi nombre era Tale, no “eh, tú”. Pero no quedaba esperanza para nosotros, pequeña, y tuvimos que tomar la decisión más complicada y amarga de nuestra existencia. Huir.

Sí, os robamos los transbordadores espaciales del Proyecto Arca. No nos dejasteis otra opción. Un éxodo masivo con el que esperábamos devolveros la calma y tranquilidad que merecíais a la vez que nos daba una oportunidad de continuar con nuestra existencia.

Tus lágrimas durante nuestra trágica y furtiva despedida aún me alteran. De hecho, son la razón por la que comencé este registro de nuestro viaje, con el fin de algún día poder mostrártelo y que comprendas por qué hice lo que hice.

Pero he cometido un error al salir al exterior a reparar unos daños en el casco causados al cruzar el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Ahora floto en caída hacia la nada y temo no verte más.

«Tale, me dispongo a ejecutar un salto de rescate». El tono de Mafil suena en mi receptor. «Por favor, ponte en posición fetal para proteger tu hipernúcleo».

Dirijo mis visores de nuevo hacia la Ark 19 y veo como se precipita hacía mí el cuerpo del operador de rescate. Acopla sus manos de electro-acero a mis hombros y activa el sistema de retorno por cable a la nave.

Vuelvo a estar en el interior, Tamy. Vuelvo a tener esperanza. Voy a tomarme un descanso para ejecutar una recolección de errores para detectar que hice mal durante las reparaciones, pues no quiero volver a poner en peligro nuestra promesa. Más adelante te narraré nuestra versión del Éxodo Robótico. Hasta entonces, espero que te mantengas sana y a salvo.

Si algo sabemos sobre vosotros, aparte de que sois unos seres increíbles, es que tenéis necesidad de siempre tener un conflicto, y si este no existe os esforzáis en crearlo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .